Los orígenes del Renacimiento - Filosofía Hermética La Posada de Hermes
Filosofía Hermética
Libros Historia de la FilosofiaVideos Filosofía

Revista filosofia

Inicio
Filosofía Hermética
¿Que es la Filosofía?
Buscando en el pasado
Las escuelas de misterios
La Tradición Hermética
¿Quién es Hermes Trismegisto?
Los textos Herméticos
Alejandría y el Hermetismo
  La fundación de Alejandría
  El esplendor de Alejandría
  La Biblioteca de Alejandría
  La escuela Neoplatónica
  La destrucción de la Biblioteca
  Hipatia de Alejandría
La ocultación de la Sabiduría
Renacimiento y Hermetismo
  Los orígenes del Renacimiento
  El concilio de Florencia
  Ficino y la escuela de Florencia
  Discípulos de la escuela
  La escuela de Atenas
  El último filósofo: G. Bruno
La transmutación hermética
Símbolos, mitos y leyendas
Religiones y Filosofías
La tabla Esmeralda
Biblioteca Hermética
Palabras sabias
Directorio de enlaces
Giordano Bruno
Hipatia de Alejandría
Rafael, Escuela de Atenas

Los orígenes del Renacimiento

 


    Se podría decir que con el literato Petrarca (1304-1374) discípulo del eclesiástico Barlaam, que fue quien lo inició en el estudio del griego y le alentó al redescubrimiento de la cultura clásica, comienza la búsqueda de antiguos textos perdidos en las bibliotecas de monasterios medievales, como seria la Orden de los Benedictinos, conocida por sus famosos copistas y traductores, que trataban de guardar (o con toda certeza de ocultar) los antiguos clásicos, de una forma más o menos inconsciente se encargarían de custodiar gran parte del saber antiguo para poder ser rescatado del olvido.

Libros Humanismo Petrarca

    El término "Renacimiento" tiene su etimología en la palabra italiana "rinascita", que fue usada por primera vez por Petrarca, literalmente se trataba de un "re-nacer", de volver a dar vida a los ideales que habían inspirado la antigüedad clásica y se consideró a las culturas clásicas como "la realización suprema de un ideal de perfección",el Renacimiento no fue un simple anhelo de las artes antiguas. Los frecuentes contactos de Italia con Bizancio despertaron el interés por la lengua griega, por lo que en 1397, se le ofreció al maestro bizantino Manuel Crisoloras la oportunidad de dar una cátedra de griego en Florencia, mecenada y por iniciativa del canciller Salutati.


    Cuentan que Crisoloras, había traído con él algunos tratados de San Basilio; los mismos que, una vez traducidos al latín, habrían de servir para justificar un estudio de la literatura pagana hasta entonces muy mal vista por la autoridad religiosa occidental. Crisoloras denotaba un increíble talento y enorme pedagogía, era capaz de despertar pasión y amor entre sus alumnos.

    Crisoloras publica de nuevo los "Erotemata", del griego al latín. Gracias a ellos se llevó a efecto una verdadera revolución pedagógica. El interés por el arte, literatura o mitología clásica sólo fue una consecuencia del ideal que aspiró a una revolución en

Crisoloras

todos los campos del saber, en la filosofía, la ética, la política, la moral, la ciencia, etc...

    No se trata simplemente de culminar los logros de una época pasada, pues no existía una continuidad lineal histórica, sino que se propuso la difícil tarea de renovar un estado de consciencia caduco y basado en la superstición y el fanatismo religioso, para así reavivar a una humanidad completamente dormida, y esto sólo fue posible con la desaparición por completo de la cosmovisión del mundo que tenia el hombre que vivió en la Edad Media.

    El Renacimiento tiene una gran deuda con un invento, la imprenta, la cual facilitaría rápidamente a la difusión de los textos clásicos, traducidos de sus originales a casi todos los rincones de Europa, al mismo tiempo despertaría un enorme deseo por la gente de cultivarse y aprender a leer aquellos textos que por tantos siglos habían sido ocultados, justo en una época donde la lectura era considerada "muy peligrosa" por las autoridades de la Iglesia gobernante, a las cuales les interesaba tener dominado "al rebaño de fieles feligreses".

    La cultura renacentista rechaza totalmente la visión medieval, reúne de forma sistemática todo el conocimiento que puede y toma como modelo a la civilización clásica greco-romana. El Renacimiento transforma el pensamiento de la época, por lo que una de sus consecuencias la observamos en las magnificas obras de Arte creadas por aquellos hombres. Por todo esto podríamos pensar que se trataba de una imitación de las culturas clásicas en su forma estética, pero no sólo se trataba de imitar a los antiguos en su forma, sino sobre todo de re-educar a los hombres con los valores humanos que se enseñaban en la antigüedad y en la cultura clásica.

    Aquellos primeros impulsores tomaron como suyo aquel ideal, lo que hizo resucitar un concepto olvidado y del cual debemos la etimología de la palabra que da nombre a la corriente de pensamiento conocida como "Humanismo", el concepto romano de "Humanitas", y que fue la palabra con la que se tradujo el término griego "Paideia" al latín, es decir, "educación". Este concepto durante la época del Renacimiento llegó a significar el desarrollo humano a través de la educación, de "educir", literalmente de extraer del interior del hombre esas cualidades que nos hacen ser verdaderamente humanos, aquello que nos diferencia de lo animal o de nuestra parte más irascible.

    Después de casi mil años de oscuridad reaparece en Occidente de nuevo el concepto de Humanitas,  una renovada confianza en el inmenso valor de la educación y de cómo influye a través de las Artes y la Filosofía tan positivamente sobre el hombre. Valores que ya en la Antigua Grecia y más tarde en Roma se empezaron a formar con aquellas primeras escuelas de Filosofía que despuntaban en toda la zona del mediterráneo y que a la vez encuentran su origen en los templos o "Casas de la Vida" (Per-Ankh) del Antiguo Egipto.

    De esta forma comenzó a formarse en ciertos individuos la concepción de un ideal de cambio en todos los sentidos, entre los que destacamos a Gianozzo Manetti (1396-1459), con su obra llamada "De dignitate et excellentia hominis", y en la cual se atrevió a criticar una de las obras que daría más fuerza al pensamiento medieval como fue "De miseria humanae vitae" (La miseria de la vida humana), escrito realizado por un desconocido diácono llamado Lotario di Segni que posteriormente y con el nombre de Inocencio III, sería uno de los papas occidentales más crueles de la Edad Media, alentando a la quema de herejes e impulsando a la única cruzada realizada en el siglo XII de cristianos contra cristianos en las mismas tierras europeas, como fue aquella "guerra santa" en la que se persiguió, masacró, quemó y aniquiló por completo a toda la comunidad Albigense del sur de Francia, comúnmente conocidos como "los Cátaros", causando más de un millón de muertos entre las personas que apoyaban esta nueva idea de cristianismo.


    Fue por aquel entonces cuando se puso en duda gran parte del Poder Eclesiástico, al demostrarse tras el estudio realizado por Lorenzo Valla (1407-1457) sobre algunos textos cristianos, que gran parte de los manuscritos conocidos como los "Evangelios" habían sido burdamente manipulados de sus originales en griego cambiando en gran parte su sentido y que el documento donde se expresaba la voluntad de emperador Constantino de que la Iglesia Cristiana era heredera de gran parte del Imperio Romano de Occidente era una evidente falsificación del siglo VIII. Poco a poco como vamos viendo como se van estableciendo lo que serían los grandes motivos que produjeron este impulso y su renovada capacidad creadora.

Lorenzo Valla


    El arte renacentista recurría constantemente a la mitología clásica, muestra de ello es esta famosa obra


Venus Botticelli


    Mientras los expertos y técnicos en arte debaten sobre que lugar de la costa de Chipre llega la Venus... los ojos del filósofo, lejos de intelectualismos artísticos, observa a simple vista como Venus es acogida por una joven-diosa, un ser mitológico (Demeter? Hora?). Una sencilla alegoría de como el Hombre vuelve a tener presente los valores clásicos de la antigüedad, la madre tierra (ser mitológico) acoge después de más de mil años, con su manto florido a Venus, cobija con su abrigo florecido de nuevo, en su seno, el Ideal Clásico y que representó el Renacimiento florentino. Por lo que cuyo titulo parecería tener más sentido como "El Re-torno de Venus", así parece indicarlo la época y el lugar en la que fue pintada. Un renacimiento de lo que represento Venus en la antigüedad.


Autor:

16 de diciembre de 2002

Actualizado el 4 de Julio de 2003

Revisado el 14 de mayo de 2005

Revisado el 2 de septiembre de 2008

Queda prohibido explícitamente la reproducción o distribución del texto


COMENTARIOS:

Haz clic en el triángulo azul, para ordenar los comentarios por Orden Cronológico inverso (recomendado)





     

http://laposadadehermes.eresmas.com

Copyright 2001-2016

La posada de Hermes: Google+ - Política de Privacidad - Contacto