La destrucción de la Biblioteca de Alejandría - Filosofía Hermética La Posada de Hermes
Filosofía Hermética
Incendio Biblioteca AlejandríaVideos Filosofía

Revista filosofia

Inicio
Filosofía Hermética
¿Que es la Filosofía?
Buscando en el pasado
Las escuelas de misterios
La Tradición Hermética
¿Quién es Hermes Trismegisto?
Los textos Herméticos
Alejandría y el Hermetismo
  La fundación de Alejandría
  El esplendor de Alejandría
  La Biblioteca de Alejandría
  La escuela Neoplatónica
  La destrucción de la Biblioteca
  Hipatia de Alejandría
La ocultación de la Sabiduría
Renacimiento y Hermetismo
  Los orígenes del Renacimiento
  El concilio de Florencia
  Ficino y la escuela de Florencia
  Discípulos de la escuela
  La escuela de Atenas
  El último filósofo: G. Bruno
La transmutación hermética
Símbolos, mitos y leyendas
Religiones y Filosofías
La tabla Esmeralda
Biblioteca Hermética
Palabras sabias
Directorio de enlaces
Giordano Bruno
Hipatia de Alejandría
Rafael, Escuela de Atenas

La destrucción de la Biblioteca de Alejandría


    ¿Qué impidió que arraigaran y florecieran esas ideas? ¿A qué se debe que occidente se adormeciera durante mil años en tinieblas hasta que Marsilo Ficino, Pico de la Mirandola y sus contemporáneos redescubrieron la obra hecha en Alejandria?

    Tras el reinado de Constantino y sus edictos, Juliano -llamado el apóstata-, realiza un sublime esfuerzo por restaurar los Templos, fundar y reparar bibliotecas, proteger a la filosofía y a los filósofos, e insuflar nueva vida a los centros de Sabiduría. Pero su sueño se verá truncado prematuramente cuando muera asesinado en una emboscada a los 31 años de edad (año 363 d.c.)

 
    El emperador cristiano Teodosio asestará el golpe definitivo a la filosofía, al librepensamiento y por extensión a toda la cultura clásica. Sus inequívocos edictos promueven la destrucción de templos, bibliotecas, y aún de santuarios naturales como el bosquecillo Sagrado de Dafne, donde se hallaba la fuente Castalia, anatemiza la filosofía, sus escuelas y sus filósofos y prohíbe la celebración de los Misterios Sagrados y de cualquier forma de culto a los dioses antiguos. En el año 393, Teodosio "el grande" dicta un decreto prohibiendo la celebración de los juegos de Olimpia (las olimpiadas). Posteriormente, en el año 389 manda demoler el templo de Seraphis, Estatua Zeus fidias

sede de la Escuela Filosófica de Alejandría y su famosa biblioteca. En el año 395 la gran estatua criselefantina de Zeus, una de las siete maravillas del mundo realizada por Fidias, es trasladada desde el templo de Olimpia hasta Constantinopla y allí destruida en un voraz incendio.

    En el año 408 los emperadores cristianos Honorio y Teodosio II dictan sendos decretos para los imperios de oriente y occidente, ordenando que todos los templos y lugares de Grecia en los que se tribute culto a los dioses antiguos sean destruidos.

    Finalmente, en el año 415, la filósofa Hipatia, célebre por sus conocimientos de matemáticas, física, geometría, astronomía, medicina y teología, será torturada y asesinada por una horda de cristianos fanáticos instigados por el obispo.

    Con la muerte de la iniciada Hipatia, gran Sacerdotisa de los Misterios de Isis en Dendera y directora de la Escuela Filosófica de Alejandría, desaparece la última Maestra de Sabiduría para occidente. A partir de ahí, los Misterios Sagrados se ocultarán fuera del alcance de los hombres y con ellos también las ciencias, las artes, la filosofía y toda forma de librepensamiento.

    Entonces Europa se sumergirá durante más de 1.000 años en una larga y oscura edad media regida por la violencia, la superstición, el fanatismo y la ignorancia, en la que los padres de la iglesia proclamarán a los fieles que:

    "La indagación empírica y/o racional es una fuente de herejías peligrosa que aparta al fiel de la verdadera creencia" (Lactancio y Tertuliano).

    ¿Que sucedió? ¿Qué destino tuvieron todos estos libros?

    No existe una respuesta sencilla. Pero lo que sí sé es que no hay noticia en toda la historia de la Biblioteca de que alguno de los ilustres científicos y estudiosos llegara nunca a desafiar seriamente los supuestos políticos, económicos y religiosos de su sociedad. La civilización clásica que los creó acabó desintegrándose y la Biblioteca fue destruida, por último y deliberadamente, por fanáticos cristianos. Sólo sobrevivió una pequeña fracción de sus obras junto con unos pocos y patéticos fragmentos dispersos.

    Y qué tentadores son estos restos y fragmentos. Sabemos por ejemplo que en los estantes de la Biblioteca había una obra del astrónomo Aristarco de Samos quien sostenía que la tierra es uno de los planetas que orbita el Sol como los demás, y que las estrellas están a una enorme distancia de nosotros. Cada una de estas conclusiones es totalmente correcta, pero tuvimos que esperar casi dos mil años para redescubrirlas.

    Si multiplicamos por un millón nuestra sensación de privación por la pérdida de esta obra de Aristarco empezaremos a apreciar la grandeza de los logros de la civilización clásica y la tragedia de su destrucción. No queda nada del paisaje y de las sensaciones de aquella gloriosa ciudad de mármol. La opresión y el miedo al saber han arrasado casi todos los recuerdos de la antigua Alejandría. De esta Biblioteca legendaria lo máximo que sobrevive hoy en día es un sótano húmedo y  Libros antiguos

olvidado del Serapeo, el anexo de la Biblioteca, primitivamente un templo que fue reconsagrado al conocimiento. Unos pocos estantes enmohecidos pueden ser sus únicos restos físicos.


    Sin embargo, ese lugar fue en su época el cerebro y la gloria de la mayor ciudad del planeta, el primer auténtico instituto de investigación de la historia del mundo. Los grandes logros intelectuales de la antigüedad tuvieron pocas aplicaciones prácticas inmediatas.

    La ciencia no fascinó nunca la imaginación de la multitud. No hubo contrapeso al estancamiento, al pesimismo, a la entrega más abyecta al misticismo cuando al final la chusma se presentó para quemar la Biblioteca no había nadie capaz de detenerla.

Incendio Biblioteca Alejandría

Xavi Bonet

3 de diciembre de 2002

Revisado el 14 de mayo de 2005

Queda prohibido explícitamente la reproducción o distribución del texto

 
COMENTARIOS:



     

http://laposadadehermes.eresmas.com

Copyright 2001-2012

La posada de Hermes: Google+ - Política de Privacidad - Contacto