El concilio de Florencia - Filosofía Hermética La Posada de Hermes
Filosofía Hermética
Libros FlorenciaVideos Filosofía

Revista filosofia

Inicio
Filosofía Hermética
¿Que es la Filosofía?
Buscando en el pasado
Las escuelas de misterios
La Tradición Hermética
¿Quién es Hermes Trismegisto?
Los textos Herméticos
Alejandría y el Hermetismo
  La fundación de Alejandría
  El esplendor de Alejandría
  La Biblioteca de Alejandría
  La escuela Neoplatónica
  La destrucción de la Biblioteca
  Hipatia de Alejandría
La ocultación de la Sabiduría
Renacimiento y Hermetismo
  Los orígenes del Renacimiento
  El concilio de Florencia
  Ficino y la escuela de Florencia
  Discípulos de la escuela
  La escuela de Atenas
  El último filósofo: G. Bruno
La transmutación hermética
Símbolos, mitos y leyendas
Religiones y Filosofías
La tabla Esmeralda
Biblioteca Hermética
Palabras sabias
Directorio de enlaces
Giordano Bruno
Hipatia de Alejandría
Rafael, Escuela de Atenas

El concilio de Florencia

 


    Transcurría el año 1439 cuando se organizó el Concilio de Florencia, donde la familia de los Medicis, poderosos banqueros enamorados del Arte y la Filosofía actuaban de mecenas para jóvenes talentos, estimulando de esta forma al estudio de la antigüedad clásica.

    En el concilio se alentaba a un acercamiento entre las Iglesias cristianas de Oriente y Occidente frente al surgimiento de un poderoso Imperio Turco que amenazaba de forma muy seria al Imperio Bizantino; el cual tenía una visón muy diferente del estudio de los clásicos en contraposición de lo que promulgaba la Iglesia Cristiana de Occidente, cabe recordar la gran cantidad de estudiosos de todas partes de Europa que llegaban a Constantinopla persiguiendo el conocimiento, dejando para la historia una frase que nos deja entrever la importancia de esta ciudad (Constantinopla) y que fue pronunciada por el Papa Pio II, un hombre de la época, que sostenía que:

    "Nadie puede decirse que está verdaderamente cultivado, a menos de haber estudiado en Constantinopla".


    Estamos en el año 1439, apenas 14 años separa este concilio de la caída del Imperio bizantino a manos de los turcos en 1453.Aunque lejos de conseguir su propósito, este encuentro sirvió de una forma paralela para unir a un grupo de personas muy interesante, de entre muchos de los sabios y consejeros de oriente que acompañaron al emperador Juan Paleólogo a Florencia, estaba Bessarion de Nicea, gran impulsor de la reunión y de acercar posiciones con la iglesia griega; entre otros también estaba Gemisto "Pletón" (1360-1452) era director de una escuela de filosofía en Mistra, al sur del Peloponeso y ferviente defensor Cosimo Medici

Cosimo de Medici

de las ideas platónicas.

    Poco sabemos de este personaje llamado Gemisto, que literalmente significa "lleno" y el cual para demostrar su admiración por el Maestro griego Platón decidió adoptar el nombre de "Pletón".

    Los datos que conocemos sobre él vienen de textos escritos por uno de sus más fervientes enemigos, Jorge Escolario, quien después de la conquista otomana se convertiría en patriarca ortodoxo de Constantinopla con el nombre de Genadio II por deseo expreso de Mehmet el Conquistador.
Gemisto Pleton

Gemisto "Pletón"


    En estos textos dirigidos a Teodora Asenina, esposa de Demetrio Paleólogo, el último déspota de Mistra, Escolario intenta buscar el origen de "las heréticas ideas" de Pletón en la educación recibida. Así, según testigos que conocieron a Gemisto durante su juventud, escribe que:

 

"... antes de finalizar su formación y su instrucción en leyes, se había dejado vencer por las creencias de los helenos. Dejando a un lado el estudio del cristianismo.", cuenta Escolario haciendo alusión directa al paganismo, que "Gemisto se dedica por completo a la lectura de los poetas y los filósofos clásicos y no sólo no se limitó a aprender la lengua en la que fueron escritos, sino que se inició en las creencias de sus autores...".

    Uno de los pocos textos que nos a llegado a nosotros empieza diciendo a quien considera los Maestros de Sabiduría que le antecedieron, y dice literalmente:

"Al Hermes de los egipcios y sus sacerdotes, a Zoroastro y los mags o magos, a los brahmanes de la India y a los Siete Sabios de Grecia cerrando capítulo con Pitágoras, Platón y los más famosos neoplatónicos (Plutarco, Porfirio, Plotino y Jámblico)."

    Nadie sabe lo que ocurriría entre Gemisto y Cosme de Medici que tras una larga conversación entre ellos, las tierras de occidente verían resucitar de nuevo una escuela de filosofía más de mil años después de la destrucción de la última escuela Neoplatónica en Alejandría con la violenta muerte en el año 415 d.C. a manos de fanáticos cristianos de su directora, filósofa, matemática, poeta y Maestra de Sabiduría Hipatia y que fue creada algunos siglos antes por el filósofo Amonio Saccas.

    Fue de los grandes modelos griegos y romanos de donde se extrajo la sabia que daría vida a ese florecimiento de Arte y Filosofía antiguo que se dio lugar primero en Florencia y después por casi todo el resto de Europa, pero no sería hasta finales del siglo XV, con el redescubrimiento de la filosofía platónica y de las doctrinas herméticas, que el Renacimiento se proyecta hacia una nueva dimensión en la que nacería una nueva clase intelectual y política en Florencia, asimilando un saber filosófico y una cultura artística inmensa a la vez que milenaria, entre los que destacamos nombres como los de la familia Medici, una familia de origen humilde cuyo ascenso al poder parece ser que tenía un objetivo muy evidente, lejos de las criticas de sus ambiciones de poder económico, político y religioso, esta familia de banqueros impulsando desde sus inicios el resurgimiento de los valores clásicos, nos a legado uno de las mayores tesoros de la humanidad, su mecenazgo continuo a la Escuela Neoplatónica de Florencia, origen y corazón de la explosión del arte del renacimiento que observamos en la actualidad, demuestra que sus ambiciones eran más que su propio poder personal, pero despertaron en ocasiones "el lado oscuro" en sus contemporáneos que trataron de asesinarlos y de destruir su obra, pero su legado seguirá asombrando a generaciones de buscadores y turistas culturales, quienes más o menos conscientes descubrimos paseando por las calles de Florencia lo que se logró en aquella ciudad.

    Se dio un vuelco a la inercia de la Edad Media.

19 de diciembre de 2002

Actualizado el 4 de Julio de 2003

Revisado el 14 de mayo de 2005

Revisado el 2 de septiembre de 2008

Queda prohibido explícitamente la reproducción o distribución del texto



COMENTARIOS:

Haz clic en el triángulo azul, para ordenar los comentarios por Orden Cronológico inverso (recomendado)



   

http://laposadadehermes.eresmas.com

Copyright 2001-2016

La posada de Hermes: Google+ - Política de Privacidad - Contacto