Hipatia de Alejandría - Filosofía Hermética La Posada de Hermes
Filosofía Hermética
Hipatia de AlejandríaVideos Filosofía

Revista filosofia

Inicio
Filosofía Hermética
¿Que es la Filosofía?
Buscando en el pasado
Las escuelas de misterios
La Tradición Hermética
¿Quién es Hermes Trismegisto?
Los textos Herméticos
Alejandría y el Hermetismo
  La fundación de Alejandría
  El esplendor de Alejandría
  La Biblioteca de Alejandría
  La escuela Neoplatónica
  La destrucción de la Biblioteca
  Hipatia de Alejandría
La ocultación de la Sabiduría
Renacimiento y Hermetismo
  Los orígenes del Renacimiento
  El concilio de Florencia
  Ficino y la escuela de Florencia
  Discípulos de la escuela
  La escuela de Atenas
  El último filósofo: G. Bruno
La transmutación hermética
Símbolos, mitos y leyendas
Religiones y Filosofías
La tabla Esmeralda
Biblioteca Hermética
Palabras sabias
Directorio de enlaces
Giordano Bruno
Hipatia de Alejandría
Rafael, Escuela de Atenas

Hipatia de Alejandría

 



"Había una mujer en Alejandría que se llamaba Hipatia, hija del filósofo Theón, que logró tales alcances en literatura y ciencia, que sobrepasó en mucho a todos los filósofos de su propio tiempo. Habiendo sucedido a la escuela de Platón y Plotino, explicaba los principios de la filosofía a sus oyentes, muchos de los cuales venían de lejos para recibir su instrucción." Sócrates Escolástico.

Hipatia de Alejandría, Hypatia de Alexandria

    El último científico que trabajó en la Biblioteca fue Filósofa, matemática, astrónoma, científica y la más prestigiosa educadora de la desaparecida escuela neoplatónica de la Biblioteca de Alejandría. Punto de referencia político de la comunidad greco cristiana, un extraordinario conjunto de logros para cualquier individuo de cualquier época. Su nombre era Hipatia. Nació en el año 370 d.C en Alejandria. Su nacimiento coincidió con los últimos años de la decadencia del imperio romano y con la lucha por la consolidación de un cristianismo creciente que trataba de eliminar cualquier influencia de las ideas paganas.

    Su padre, Teón, matemático y astrónomo de la Biblioteca de Alejandría, le proporcionó una muy buena educación. Viajó a Atenas y a Italia donde entró en contacto con las escuelas neoplatónicas, después fue profesora de filosofía y matemáticas en la biblioteca.
    Sobre el año 400, Hipatia fue directora de la escuela neoplatónica de Alejandria, se caracterizada por su sabiduría y su sincretismo filosófico-religioso,  escuela que durante los siglos hizo destacar a nombres como: Sinesio de Cirene, Hieracles de Alejandría, Amonio Saccas, hijo de Hermeias de Alejandría, Juan Filoso, Asclepio "el joven", Olimpiodoro, Alejandro de Licópolis, Asclepiodoto y Nemesio. Mantuvo siempre una estrecha relación con escuela de Atenas, difundió las teorías de Platón y Aristóteles y unificó el pensamiento matemático Diofante con el neoplatonismo de Amonio y de Plotino.

    Durante su vida escribió diversos comentarios a los elementos de Euclides y algunos comentarios sobre los escritos de Tolomeo, hizo una revisión de la "Aritmética" de Diofante y de las "Secciones cónicas" de Apolonio de Pérgamo, también realizó trabajos en el campo de la mecánica y la tecnología, diseñó un astrolabio plano (aparato que sirve para mesurar la posición de las estrellas y los planetas) y un planisferio; construyó un destilador de agua, un medidor de nivel y densímetro de liquido.
Hypatia de Alejandría


    Conocida por el sobrenombre de "la enfermera y la filósofa" también fue famosa por sus cualidades como pedagoga, partidaria de la distinción entre religión y filosofía, provocó la animadversión del obispo Cirilo de Jerusalén, quien pondrá a todo el pueblo contra ella. Fue violada y lapidada por un grupo de fanáticos cristianos en la iglesia llamada Caesarium. La tragedia de su muerte sucedió en un contexto de enfrentamientos entre neoplatónicos y cristianos. Los conflictos entre judíos, paganos y cristianos eran muchas veces alentados por patriarcas como Teófilo de Alejandría, que consideraba heréticas las matemáticas y las ciencias en general. Pagana, pero partidaria de la distinción entre religión y filosofía, Hipatia llegó a ser un personaje público de gran prestigio delante de representantes del poder político como el perfecto de Roma en Egipto Orestes, alumno y amigo suyo. Hipatia, en una época en la que las mujeres disponían de pocas opciones y eran tratadas como objetos en propiedad, se movió libremente y sin afectación por los dominios tradicionalmente masculinos. Todas las historias dicen que era una gran belleza. Tuvo muchos pretendientes pero rechazó todas las proposiciones.


    Sus restos y sus obras fueron quemados. El neoplatónico Damascio, en su obra "Vida de Isidoro", declara infundadas las acusaciones contra Hipatia de conspirar contra el obispo Cirilo. Sinesio que dedica un emocionante recuerdo a su maestra quien es considerada por como la última maestra de Sabiduría en un mundo romano librado a una fe cristiana. Su muerte y la destrucción de biblioteca de Alejandría simbolizan el final de la ciencia y del libre pensamiento.

    Hipatia representaba la Sabiduría antigua pero además por el hecho de ser una mujer culta e inteligente. Era una gran autoridad académica en una época donde el avance del cristianismo era imparable y con el, la marginación de la filosofía, de las antiguas tradiciones, de las mujeres y de cualquier culto relacionado con las antiguas culturas.

    Sócrates "el escolástico" nos dijo:
Muerte de Hipatia

"Todos los hombres la reverenciaban y la admiraban por su singular modestia e inteligencia, por eso mismo suscitaba una gran envidia y porque conversaba frecuentemente con Orestes, la gente le acusó de ser la causa que Orestes y el obispo no se hicieran amigos. En pocas palabras, algunos fanáticos, radicales y violentos, capitaneados y guiados por un tal Pedro, rector de aquella Iglesia, le vieron en el patio cuando ella iba a trabajar, la arrancaron de su carruaje, la arrastraron a la iglesia Caesarium, la desnudaron, le arrancaron la piel y la carne armados con caracolas y conchas afiladas hasta que su alma dejó el cuerpo, descuartizaron los restos y llevaron los trozos a un lugar llamado Cinaron y allí los quemaron hasta convertirlos en cenizas".

    A pesar del grave riesgo personal que ello suponía, continuó enseñando y publicando, hasta que en el año 415, cuando iba a trabajar, cayó en manos de una turba fanática de feligreses de Cirilo. La arrancaron del carruaje, rompieron sus vestidos y armados con conchas marinas desgarraron su piel a tiras, la desollaron arrancándole la carne de los huesos. Sus restos fueron quemados, sus obras destruidas, su nombre olvidado.

    Cirilo, fue proclamado santo.

Xavi Bonet

7 de diciembre de 2002

Revisado el 14 de mayo de 2005

Queda prohibido explícitamente la reproducción o distribución del texto


COMENTARIOS:

Haz clic en el triángulo azul, para ordenar los comentarios por Orden Cronológico inverso (recomendado)





     

http://laposadadehermes.eresmas.com

Copyright 2001-2012

La posada de Hermes: Google+ - Política de Privacidad - Contacto