La fundación de Alejandría - Filosofía Hermética La Posada de Hermes
Filosofía Hermética
Libros Alejandro MagnoVideos Filosofía

Revista filosofia

Inicio
Filosofía Hermética
¿Que es la Filosofía?
Buscando en el pasado
Las escuelas de misterios
La Tradición Hermética
¿Quién es Hermes Trismegisto?
Los textos Herméticos
Alejandría y el Hermetismo
  La fundación de Alejandría
  El esplendor de Alejandría
  La Biblioteca de Alejandría
  La escuela Neoplatónica
  La destrucción de la Biblioteca
  Hipatia de Alejandría
La ocultación de la Sabiduría
Renacimiento y Hermetismo
  Los orígenes del Renacimiento
  El concilio de Florencia
  Ficino y la escuela de Florencia
  Discípulos de la escuela
  La escuela de Atenas
  El último filósofo: G. Bruno
La transmutación hermética
Símbolos, mitos y leyendas
Religiones y Filosofías
La tabla Esmeralda
Biblioteca Hermética
Palabras sabias
Directorio de enlaces
Giordano Bruno
Hipatia de Alejandría
Rafael, Escuela de Atenas

La fundación de Alejandría

 

 

    En el 332 AC. Alejandro Magno conquistó las tierras de Khem, Egipto estaba dominado por los Sátrapas persas.

    Cuando entró en la ciudad de Menfis, fue recibido como un gran libertador de Egipto, los egipcios negaron desde siempre el dominio de los Sátrapas, así fue coronado faraón en el templo de Ptah, después de que el gran Oráculo del oasis de Siwa, Amón lo recibiera como a su hijo, antes de partir hacia la conquista de Asia.

Alejandro Magno

    Pero antes de partir fundó una nueva ciudad en el delta del Nilo, esta ciudad fue construida por su antigua guardia personal. Alejandro estimuló el respeto por las culturas extrañas y una búsqueda sin prejuicios del conocimiento, en la ciudad quedó inmortalizado su nombre: Alejandría. Según la tradición -y no nos importa mucho que esto fuera o no cierto- se sumergió debajo del Mar Rojo en la primera campaña oficial submarinista del mundo.

    Animó a sus generales y soldados a que se casaran con mujeres persas e indias y respetaba los Dioses de las demás naciones. Su ciudad estaba construida a una escala suntuosa, ya que tenía que ser el centro mundial del comercio, de la cultura y del saber. Estaba adornada con amplias avenidas de treinta metros de ancho, con una arquitectura y una estatuaria elegante, con la tumba monumental de Alejandro y con un enorme faro, "el Pharos", una de las siete maravillas del mundo antiguo.

    A punto de cumplir los 33 años, el 30 de junio de 323 a. C., fallecía Alejandro en Babilonia. Su imperio se divide y en Egipto empieza una nueva etapa bajo el reinado de los Ptolomeos, siendo Alejandría su nueva capital.

26 de Noviembre de 2002

Revisado el 14 de mayo de 2005

Queda prohibido explícitamente la reproducción o distribución del texto




COMENTARIOS:

Haz clic en el triángulo azul, para ordenar los comentarios por Orden Cronológico inverso (recomendado)




   

http://laposadadehermes.eresmas.com

Copyright 2001-2016

La posada de Hermes: Google+ - Política de Privacidad - Contacto